ASEMARB Institución para la Mediación y el Arbitraje, creada por el Colegio de Abogados y la Cámara de Comercio de Sevilla

No es muy difícil predecir el “colapso” al que se van a enfrentar en la actualidad los Juzgados y Tribunales de Justicia a causa del “Estado de Alarma” por el COVID-19; su desescalada vendrá a agravar a la ya de por si, «enferma» Administración de Justicia, que nos ha condenado definitivamente a los «justiciables» y a todos los demás «actores» del foro judicial, a una lentitud inasumible e incongruente con el derecho fundamental contenido en el artículo 24 de nuestra Carta Magna, sufriendo procedimientos judiciales interminables, con costes económicos insoportables, y una carencia “cuantitativa” de recursos humanos y materiales que pone “en jaque” a nuestra Justicia.

El Ilustre Colegio de Abogados de Sevilla y la Cámara Oficial de Comercio, Industria, Servicios y Navegación de Sevilla, conscientes de esta situación, han unido sus fuerzas, aliándose y asumiendo la responsabilidad que les corresponde como dos de las Instituciones mas distinguidas de la Ciudad de Sevilla en el ámbito jurídico y empresarial, respectivamente, para dar a luz a un ambicioso proyecto, avalado por la confianza y prestigio de ambas, que nace con nombre propio, ASEMARB (Asociación para la Mediación y el Arbitraje)

ASEMARB es creada con vocación de ayudar a paliar esa “situación de parada” y como bien expresa en su Web (https://mediacionyarbitraje.es/ ) », con la intención de “acercar a los Particulares, Empresas y Profesionales del sector, la posibilidad de resolver sus conflictos de una forma más económica y eficaz, permitiendo llegar a acuerdos de la forma más rápida posible, a través de la Mediación y el Arbitraje”, validándolos no solo como Medios Alternativos a los Tribunales de Justicia, sino como procedimientos adecuados y garantistas para la Resolución de toda clase de Conflictos, tanto a nivel personal como empresarial; y en cualquier materia, ya sea civil, mercantil, familiar, vecinal, organizacional, penal, laboral, concursal, etc.

Este proyecto comenzó a fraguarse a finales del año 2.019 pasado, mediante un multitudinario y difícil proceso de selección, que ha culminado el viernes 8 de la semana pasada con una Conferencia Virtual a la que fuimos invitados todos los compañeros que hemos tenido la suerte de ser elegidos como Mediadores y Árbitros de esta Institución; honor que conlleva la responsabilidad -y porque no decirlo- el vértigo de compartir “cartel” con compañeros de un prestigio profesional, cuya excelencia solo puedo admirar desde mi mas honesta humildad.

Es mi deseo particular, que el paso que ayer 11 de mayo de 2.020 dio este ambicioso e ilusionante proyecto, abriendo sus puerta a cualquier ciudadano, sea el primero de muchos para la puesta en conocimiento de la Sociedad general, de la existencia de la Mediación y el Arbitraje, como medios menos costosos, en cuanto a tiempo y dinero, que los pleitos interminables que casi nunca dejan satisfechos a ninguno de los actores.

No obstante, soy consciente de que para el éxito de este ilusionante Proyecto, el Colegio de Abogados y la Cámara de Comercio, deberán aunar esfuerzos como co-creadores de esta valiente iniciativa, con el objetivo de poner en valor a la Mediación y el Arbitraje a través de su promoción pública, siendo proactivos a la hora de transmitir y convencer de sus bondades e importancia en el momento actual al conjunto de los Poderes Públicos; al Poder Judicial, como actor sobre el que recae todo el peso de esta Justicia sobrecargada; al Poder Ejecutivo para recordarle que se hace necesario sacar del cajón, para su inmediato traslado al Poder Legislativo para su debate y aprobación, el Anteproyecto de Impulso de la Mediación que hace algo mas de 1 año, en enero de 2.019, este mismo Gobierno ratificó en Consejo de Ministros.

Por supuesto me gustaría mostrar mi especial “empatía” hacia aquellos compañeros Colegiados que legítimamente tienen sus dudas sobre si la Mediación, hay que mirarla como amiga o como enemiga; correspondiendo a mi juicio al Colegio de Abogados responder a esa pregunta, que en mi caso como no podía ser de otra manera, queda respondida con este “post”, pues este Abogado -en ejercicio desde hace algo mas de 25 años- apuesta ciegamente por ella, quizás sea por la confianza que tengo en las personas, seres humanos cuyas emociones influyen decisivamente en nuestra vida creando toda clase de conflictos que generalmente tienen su causa mas en nosotros mismos que en aquellos con quien creemos tenerlos.

En mi opinión, la Mediación es un complemento ideal y adecuado al ejercicio de la Abogacía. El que suscribe tiene por norma general informar siempre a nuestros clientes de su existencia, para que sean ellos quienes decidan como terminará su historia, si con una solución acordada con su participación activa en un contexto flexible donde  se pueda expresar libremente, o en cambio, mediante una solución impuesta por un tercero en la que su participación se convertirá en irrelevante.

RAFAEL J. PRIETO FERNANDEZ
Abogado Especializado en Protección de Datos Personales y Cumplimiento Normativo Penal
Mediador de ENMEDIO, ASEMARB, AEPROMECO y ASEMED
Titulado Superior en Prevención de Riesgos Laborales
Coach Certificado por ASESCO CAC 10915

 

 

Recent Posts
Comments
  • Roser Vazquez
    Responder

    Felicidades por ver recompensado tu trabajo y poder recoger los frutos que da el creer en ti,aunque cueste mucho ir en contracorriente .
    Eres un crack…Besos

Leave a Comment

  He leído toda la información contenida en el Aviso Legal y la política de privacidad y la acepto expresamente con el envío de este formulario