El escritor de nuestra propia vida

forest-2745352_640Hay quien afirma rotundamente que el trazo del camino que recorremos en nuestra vida lo dibujamos con nuestras decisiones; que en cada encrucijada, la elección depende única y exclusivamente de nosotros mismos; otros en cambio,  no dejan de cuestionarse si es nuestro propio destino el que nos hace tomar aquellos designios, y que tomemos la decisión que tomemos, la vida siempre nos llevará directamente o mediante recovecos al sitio que nos tiene predestinado.

En cualquier caso, nunca sabremos de antemano lo que la vida nos deparará, pero lo que si es seguro que cada acción o inacción adoptada influirá definitivamente en nosotros aflorando una emoción que quedará grabada en nuestra memoria, bien consciente o inconscientemente.

¿Que opinas tú, querido lector?…

¿Eres tú quien ha decidido lo que eres, lo que tienes, lo que has vivido, lo que has sentido, o hay una estrella que dirige tu camino a través de sus valles y montañas?

No sé si convendrás conmigo que si bien en un principio puede parecer que hay más de lo primero, paradójicamente cuando nos ocurre algo que no deseamos, inmediatamente salimos a la caza, -la mayoría de las veces yo diría que ansiosamente- de un culpable, alzamos el dedo acusador para convertimos en victimas de ausentes verdugos.

¿Y que pasa con los momentos felices?… ¿Nos surgen sin más, o es necesario un acicate externo?  ¿Es mérito propio, o sin ese “extraño” no florecerían?

Si te preguntará ¿Quién te ha llevado hasta este momento en el que hoy te encuentras? ¿Que me contestarías?, o mejor dicho ¿Qué te contestarías a ti mismo?…  ¿Elegiste tú el camino para llegar o alguien influyó en el hecho de que tu vida derivara a tu situación actual?…¿Es el momento en el que deseaste estar hoy?…

Y por último ¿Eres feliz en este momento?…

Decía Martin Seligman, que hay tres tipos de vidas felices,la “vida placentera”, la “buena vida” y la vida con sentido”, la primera es la que la mayoría identificamos con la felicidad, la que obtenemos de lo que nos gratifica y nos da placer; en la segunda lo que cuenta es disfrutar con lo que hacemos, y que nos absorbe siendo uno con ello; y por último la tercera es la que ponemos nuestro talento al servicio de los demás, es una forma de contribución a la vida y formamos parte de algo mucho mayor, siendo esta la felicidad autentica y profunda” y yo le añadiría que perdurable porque habita en nuestro interior.

¿A que vida feliz -cuando lo somos- se asemeja la nuestra?

Tomemos unas respiraciones y reflexionemos sobre estas preguntas, todas son cuestiones que damos presuntamente por contestadas, pero que la gran mayoría jamás nos hemos respondido, bien porque creemos que ya nuestro pasado nos las contestó, o por el contrario, porque estamos esperando a que sea nuestro futuro el que nos sorprenda por miedo a nuestras propias respuestas.

A veces, si le preguntamos al pasado, podemos encontrarnos con respuestas cargadas de culpabilidad que dañan nuestro presente, y si la cuestión la dirigimos al futuro, la ansiedad del miedo al fracaso puede que nos impida respondernos sinceramente.

Y sí nos centramos en nuestro presente, en ahora que me lees, ¿Cambiarías algo en tu vida a día de hoy? Algo que por supuesto esté en tus manos, que dependa de ti, de tu voluntad.

Hace días, leía en un twitt de FB Coaching que decía: “Ser tú mismo en un mundo que constantemente intenta hacerte otra cosa, es el mayor logro” y yo le contestaba que podríamos verlo desde otra perspectiva: “Ese logro podía consistir en salir de un mundo que ya nos convirtió en algo que no somos”

chimpanzee-3703230_640De un tiempo aquí suelo reflexionar y meditar asiduamente, y aunque casi siempre lo disfruto solo, hoy me gustaría compartir mis reflexiones con aquellos que decidan leerme; por supuesto sin pretensión alguna, pues no deseo que cambies nada, no quiero hacerte vacilar ni dudar, solo me gustaría decirte que no estas solo, que te tienes a ti mismo, que si algo te disgusta de tu situación actual, de tu comportamiento ante determinadas situaciones, incluso de como afecta a tus emociones el actuar de los demás; solo son eso, actitudes que podemos cambiar y gestionar para adecuarlas a nuestros valores, a nuestro sentir interno, evitando así aquellas emociones negativas que nos sacuden una y otra vez por la propia incongruencia de no ser quien verdaderamente somos.

Y sé de lo que te hablo, porque cuando has recorrido más de la mitad de tu vida, creyendo que tú, que solo tú, has decidido como ha de ser vivida, que estas donde estas porque tú lo has querido así, y ves que el éxito, ese que tu habías soñado y conseguido, te va arrollando día sí, día también, y no te ha dado ni una pizca de lo que tú imaginabas era la felicidad, tienes que ahora y esta vez sí, decidir qué hacer con tu vida, esa vida que vives pero que no sientes como tuya, a pesar de haberla soñado como propia.

Es en ese momento, cuando surgen las dudas, cuando te preguntas como has llegado hasta allí, si tú, eres el responsable de ese sueño o por el contrario, son otros los que lo dibujaron y te lo enseñaron para que tú lo adoptases como tuyo.

Ese mapa es la identidad que consideramos nuestra y de la que hacemos participe a los demás, a través de ella nos acercamos a ese puesto que hemos adoptado socialmente, y en ella buscamos la aceptación de nuestros semejantes, muchas veces por desgracia olvidándonos de nosotros mismos, de nuestra propia originalidad.  ¿Quienes somos realmente?  ¿Ese cuyo rol hemos asumido, o en cambio, alguna vez al mirarte al espejo, has llegado a dudar de ser ese a quien ves enfrente? Incluso al tomar alguna decisión o ejecutar una acción ¿Has sentido en algún momento como tu ser más profundo se ha revuelto en tu contra y no ha cejado en su empeño de recordártelo cada día?

Si alguna vez te ha ocurrido, si algún día te has levantado maldiciéndote por tu ineptitud para cambiar lo que ni siquiera te habías cuestionado, si has llegado a sentir una carga de culpabiliship-2275399_640dad que no asocias a ningún porque, si has mirado al frente y has visto que tu futuro se ha vuelto negro de repente aunque no encuentres motivo en ello, si tu presente se ha convertido en un mar tenebroso que maneja tu barca a su antojo, si estas inmerso en una tormenta que te hace zozobrar sin rumbo fijo, y has perdido tu capacidad de gobernar la embarcación que como marinero ya curtido creías que dominabas; no tengas miedo, no empieces a buscar culpables, eres tú y solo tú el responsable de ello; es posible que haya llegado tu momento, que tu “yo original” te está avisando, que pretende que tomes conciencia de que te has salido del camino, que te está pidiendo que pares y te cuestiones quien eres y porque estas aquí, que salgas de la inconsciencia de caminar en circulo, que reescribas tu vida y te conviertas en el verdadero autor de ese libro en blanco que somos cuando nacemos, ese cuaderno que algún día nos olvidamos de escribir y que dejamos su redacción en manos ajenas. .

Cuando llegamos aquí, cuando nuestro existir parece que deja de tener sentido porque el éxito de lo que parecía serlo ya no lo es,  es ahí,  cuando nos quitaremos las “gafas de ver” que junto con los demás nos hemos forknowledge-1052011_640jado creando una imagen de nosotros mismos, esa en la que hemos creído a pie juntillas y ahora vemos distorsionada; ahora hemos de mirar en nuestro interior, de buscar nuestra esencia, de guiarnos por nuestros verdaderos valores y olvidar creencias que nos han hecho sentirnos ciegos sin ellas; es el momento de creer solo en lo que experimentamos, de cuestionar todo aquello que nos ha sido contado y no hemos vivido, de no dar nada por sentado, de convertir ese punto de llegada en punto de partida hacia un camino que tiene un destino, de caminar diferente y de encontrar en él viajeros hasta ahora desconocidos

Es sin duda el momento de dejar atrás la mochila que hasta ahora hemos cargado como propia,  mirándola como si toda nuestra vida hubiera sido ajena, tomando solo aquellas experiencias que nos han hecho crecer como persona, y despidiéndola con todo el cariño de quien nos ha llevado al camino que hoy hemos decidido iniciar, sin rencores hacia nuestro pasado y en busca de un futuro incierto que ahora si sabemos que es el nuestro.

Es hora de partir, ya no existe el miedo a equivocarnos, ahora cada fracaso lo convertiremos en experiencia, cada golpe de timón conllevará  la responsabilidad de quién se siente capitán de su barco, con la sapiencia y consciencia de que ahora sí, ahora de verdad sé que he elegido yo, que me he convertido en el escritor de mi propia vida.

RAFAEL J. PRIETO FERNANDEZ

20160828_003517

  • Abogado 
  • Mediador inscrito en el Registro de Mediadores del Ministerio del Interior
  • Coach Certificado por ASESCO CAC 10915
Recent Posts
Showing 10 comments
  • Roser
    Responder

    Gracias por estas palabras tan certeras que ayudan a que el camino sea más suave

    • enmedio
      Responder

      Gracias a ti, por empujarme a “mi” abismo…
      Un besazo

  • Camen
    Responder

    Gracias por esta toma de conciencia. Un abrazo.

    • enmedio
      Responder

      Muchas gracias Carmen, un fuerte abrazo.

  • Maribel
    Responder

    Felicidades por este escrito! Me encanta. un abrazo

    • enmedio
      Responder

      Muchas gracias Maribel, me alegro que te encante. Un fuerte abrazo.

  • Manuel Faliche
    Responder

    Muy cierto, primero hay que conocerse a sí mismo y estar feliz consigo mismo para hacer feliz a los demás.

    • enmedio
      Responder

      Estoy contigo en lo primero, el autoconocimiento es un primer paso importante para ser feliz y autogestionar nuestras emociones, en cuanto a lo segundo en mi caso, discrepo,pues si bien es verdad que a todos nos gusta hacer felices a los demás, esa no es una misión nuestra, esa es misión de ellos mismos, y a veces se puede convertir en una carga para nosotros si eso lo convertimos en una necesidad, pero eso solo es una opinión mía, no es la verdad, solo la mía. Dicho esto Manu, te agradezco enormemente tu participación activa en nuestra página,y que nos des tu punto de vista, pues la opinión de los demás, y en este caso la tuya, nos hace hace reflexionar y empatizar sobre otras perspectivas distintas a las nuestras. Un abrazo

  • Maria José
    Responder

    La felicidad aparece cuando menos la esperas,eso es lo que al.principio uno cree, pero se es feliz o no.
    Si se sabe aprovechar la invitación a café que nos hace la vida, parodiando a Serrat, y si le damos la mano a la vida y salimos con ella a escena…nos estamos permitiendo ser felices.
    La felicidad no aparece,simplemente, la
    llevamos dentro de nosotros y es hermoso verla despertar,acurrucarse junto a nosotros y quedarse.

    • enmedio
      Responder

      Muchas gracias María José por tu comentario.
      Comparto contigo todo lo que manifiestas en el mismo, y estoy de acuerdo en que la felicidad no se adquiere por nuestras circunstancias, sino que es un estado interno que desarrollamos o no desarrollamos, pero si adquirimos conciencia de que esto es así, será un paso muy importante para ese desarrollo.

      Por cierto, si te interesa participar en el sorteo del lote, solo te queda enviarnos tus datos mediante el apartado Contacto y accederás a dicha posibilidad.

      Insisto muchas gracias, y ….. espero que “seas” muy feliz!!!!

Leave a Comment

  He leído toda la información contenida en el Aviso Legal y la política de privacidad y la acepto expresamente con el envío de este formulario